CHATEA CON LA ASESORA MARKET PEOPLE

SLOW FASHION

Slow fashion nos habla de tomar consciencia de los procesos y recursos utilizados en la producción de ropa, con un fuerte enfoque en la sustentabilidad como gran pilar. Es más consciente comprar ropa de una mejor calidad que dure por más tiempo que algo que pasará de moda y que pronto se tendrá que reemplazar por algo nuevo.

¿Por qué esta tendencia ha ganado tanto territorio? ¿Cuándo comenzó todo?

Este concepto nació con Kate Fletcher, profesora de sustentabilidad, diseño, y moda de University of the Arts London’s Centre for Sustainable Fashion, después de que el movimiento Slow-food se volvió popular. Este movimiento habla de volver a tomar consciencia, tal como era pre-revolución industrial, donde la indumentaria se compraba de mejor calidad para que dure un periodo de tiempo prolongado. Hoy a esta tendencia se agrega como un importante pilar que el proceso sea sustentable y que las personas que estén detrás de su producción sean tratadas de manera justa y ética.

Por un lado, el trabajo de crear consciencia lo tienen las marcas, pero también son los consumidores finales quiénes tienen la labor principal de exigir mayores estándares de sustentabilidad y éticos a las marcas. De acuerdo al sitio www.thegoodtrend.com, las marcas de empresas de fast fashion lanzan nuevas colecciones todas las semanas y tan solo 1% de los materiales son reciclados en nuevas prendas. 

El llamado es que las marcas hagan colecciones más acotadas y que se generen menores desperdicios gracias a sus diseños. Las colecciones deben ser más clásicas y versátiles para que sean atemporales y su uso se prolongue en el tiempo. En forma conjunta la ropa debe entrar a un proceso de economía circular donde más personas adquieran esas prendas con historia que ya hayan tenido uno o mas dueños. 

Click aquí para ver articulo completo.